Skip to content Skip to footer
El obispo de Barbastro-Monzón, mons. Ángel Pérez Pueyo, ha presidido hoy en Torreciudad la 27ª Jornada Mariana de la Familia. Este encuentro festivo ha reunido a más de 7.000 personas, en su mayoría jóvenes familias procedentes de toda la geografía nacional, con especial protagonismo del Alto Aragón.

Hemos publicado un resumen de esta 27ª Jornada Mariana de la Familia en 85 imágenes al que se accede a continuación:

Resumen de la JMF 2017 – Clica encima de la imagen

Jornada Mariana de la Familia en Torreciudad 2017

Mons. Pérez ha declarado que “la red social más potente es la familia, en la que ningún miembro está desconectado, como refieren ingeniosamente los jóvenes del grupo May Feelings”. Esta comparación le ha servido para destacar también que “es a través de la Madre, la Virgen María, como nos conectamos con nuestro Padre Dios”.

En representación de los participantes, la familia Lizaga Acón, de Zaragoza, ha iniciado los actos del día con la lectura de la Oración de las Familias, a la que ha seguido una colorida ofrenda a la Virgen: centros de flores, vino, aceite, cestas de fruta, dibujos, cerámicas, navajas de la ría de Arosa… La más entrañable ha venido de Murcia: una maqueta del santuario hecha con mondadientes por un enfermo de cáncer. Grupos de niñas y niños que van a hacer la Primera Comunión este año han entregado también varias cartas dirigidas a Santa María. Otra gran maqueta de Torreciudad realizada con chocolate ha estado expuesta en la explanada, ofrecida por un hotel de Cerler (Huesca).

En la eucaristía al aire libre ha cantado la coral Son de Acacias, de los colegios Montecastelo y Las Acacias de Vigo (Galicia). En su homilía mons. Pérez ha recordado “cuál es nuestro verdadero origen y nuestro verdadero destino: no estamos huérfanos, somos de la familia de los hijos de Dios.” Al mismo tiempo, ha insistido en que “la Iglesia es familia de familias”, y que “las mejores lecciones de la vida se aprenden en el hogar”.

El obispo de Barbastro-Monzón arrancó varios aplausos al exponer su creativa iniciativa pastoral de repartir entre los fieles de su diócesis un juego de cartas en el que cada una representa un servicio prestado al prójimo: “lo que más nos humaniza —ha dicho— es buscar el interés de los demás: no somos individuos aislados, sino personas en relación, en comunión con los otros y con Dios”.

Tras una actuación infantil y un concurrido ofrecimiento de niños a la Virgen por parte de sus padres, los actos han concluido con el rezo del rosario por los soportales del santuario y la bendición con el Santísimo.

Los monovolúmenes han sido el medio de transporte más extendido, aunque bastantes grupos se han desplazado en alguno de los cerca de 80 autobuses que han llegado al santuario, en viajes organizados por diversos centros educativos, asociaciones juveniles y parroquias. La procedencia de los participantes ha sido muy diversa: Cataluña, Madrid, Aragón, Valencia, Navarra, Murcia, País Vasco, Baleares, Canarias, Andalucía, las dos Castillas, Extremadura, La Rioja, Canta