Skip to content Skip to footer
La organista Soledad Mendive dedicó el recital de música sacra celebrado el domingo de Resurrección en el santuario a J. S. Bach por el 250 aniversario de su fallecimiento, con una segunda parte para obras de los siglos XIX y XX, con interpretación de Schumann, Mendelshonn, Pierné y Duruflé.

Mendive explicó que con Bach estamos ante «un compositor y músico de fama imperecedera, con personalidad inconfundible e inigualable, prototipo de la técnica e iniciador de una nueva era en el arte de la música». Mendive interpretó «Preludio y fuga en la menor», de la que dijo que «revela una influencia de estilo italiano con varias secciones de carácter improvisatorio y alegre». Destacó además la coral «De Dios no me separaré», «con un ritmo casi pastoral, y una tonalidad dulce y extraña de fa menor que refleja la bondad de Dios». En cuanto a las variaciones sobre el coral «Veni creator Spiritus», del francés Maurice Duruflé, Mendive explicó que es «uno de los más distinguidos organistas franceses y un notable compositor de obras para órgano, con un estilo es muy refinado». La música sacra en la Semana Santa de Torreciudad tuvo una actuación muy valorada en la Coral Oscense, dirigida por Conrado Betrán y que cantó en el Triduo Pascual.