Skip to content Skip to footer

Madrid

 

Un grupo de jóvenes del Camino Neocatecumenal de la parroquia de San Roque, de Madrid, peregrinó a Torreciudad con este icono de la Virgen del Camino, el 31 de marzo de 2015. Siempre que viene un grupo de este movimiento, el icono se coloca en la capilla en la que celebran.

 

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

Icono pintado por Kiko Argüello, fundador del movimiento neocatecumenal, e inspirado en la Eleusa Kikkotissa, obra del ruso Simon Ushakov (s.XVI), donde se ve la Virgen que lleva al niño, en sus brazos y que le ha dado el libro de Isaías. Dentro del icono se encuentra la inscripción Hay que hacer comunidades cristianas como la Sagrada Familia de Nazaret, que vivan en Humildad, Sencillez y Alabanza. El otro es Cristo inspirada por la Virgen a Kiko. Estas palabras marcan las etapas del Camino Neocatecumenal: Humildad, Sencillez y Alabanza.

La Inmaculada Concepción tiene históricamente una profunda vinculación con España, hasta el punto de que es la Patrona del país. Y fueron precisamente los católicos españoles, que llevaban siglos celebrando esta fiesta, los que tuvieron un papel fundamental en que este dogma fuera finalmente reconocido por la Iglesia en 1854.
Esta relación entre la Inmaculada y España se manifiesta de otras muchas maneras y una de ellas es el papel fundamental que esta advocación de la Inmaculada ha tenido en el nacimiento del Camino Neocatecumenal, una de las realidades eclesiales más pujantes y nacida precisamente entre los más pobres de la periferia de Madrid en la década de 1960.