Skip to content Skip to footer

Pochaev, Ucrania

 

Durante la 1ª Jornada de Pueblos Eslavos, celebrada el 16 de julio de 2006, trescientos eslavos residentes en España, en su mayoría ucranianos y rusos, procedentes de parroquias de Madrid y Lérida, se reunieron en Torreciudad para celebrar una misa en rito bizantino y acompañar la entronización de los iconos de la Madre de Dios de Fátima de Pushkin (Rusia) y Pochaev (Ucrania).

 

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

El icono de la Madre de Dios de Pochaev es uno de los más venerados por los cristianos ortodoxos, especialmente en Ucrania, Bielorrusia, Rusia y los Balcanes. Se encuentra en Pochaev, en el Monasterio de la Dormición de la Theotokos, en el sudoeste de Ucrania. En la peregrinación de 2015, quisimos comenzar los actos con un video de san Josemaría doblado al ruso. El idioma ucraniano es muy parecido al ruso, idioma además muy conocido por los ucranianos a raíz de la dominación soviética. Cuando se lo propusimos, algunos dijeron: -No queremos video en ruso. No queremos nada con los rusos. No nos acordábamos que en esos momentos estaban en guerra con Rusia. Pero una de las mujeres preguntó: -¿Es Padre Pío? -Es san Josemaría, les dijimos. -¿Es hombre de Dios? -Sí, sí, -les dijimos- es un hombre de Dios, es un santo; no es Padre Pío pero es un santo. -Es bien. Podemos ver video de hombre de Dios. -Ok, entonces pasad. Vamos a ver un trozo de 15 minutos y luego seguimos con los actos, la procesión, confesiones y misa…

Pusimos el video. Se oía por debajo la voz de san Josemaría a la vez que el doblaje en ruso, en primer plano. Al cabo de un rato entramos en la sala para parar el video, pero uno de ellos nos dijo: -¡Tú no paras video! Le dijimos: -¿Y, pues? Y nos dijo: -¡Tú calla! Estaban todos concentrados escuchando a san Josemaría que, según se oía bajo el doblaje, estaba en ese momento contando la historia del camionero que paró su vehículo para recoger a un hombre que hacía autostop. El hombre aquél le dijo -¿Va usted sólo? Y el camionero dudó un momento y respondió –pues, sí, sí; voy solo. El hombre, extrañado, preguntó: -Bueno, claramente va usted solo, ¿por qué duda? Y el camionero respondió: -mire, es que yo voy siempre con Dios, por eso no sabía si decirle que voy solo. El hombre aquél se emocionó y respondió: -Pare, pare que me bajo. Yo soy el cura del pueblo, que me escapaba… Cuando acabó el diálogo nos dijo el ucraniano: -ya tú paras video. Yo ¡estoy camionero! Otro dijo: -yo también estoy camionero. Y otro: -yo soy camionero. Había un montón de camioneros en la sala…

Leave a comment