Skip to content Skip to footer

Torrelodones, Madrid

 

La parroquia de la Asunción, de Torrelodones (Madrid), vino de romería a Torreciudad el 4 de mayo de 2014 y dejó este cuadro de la Virgen en la Galería de Advocaciones Marianas.

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

La Iglesia Parroquial de la Asunción de Nuestra señora está situada en la plaza de Epifanía Velasco, en el extremo oeste del casco. Las autoridades eclesiásticas recibieron el permiso del Papa Pío IV para su construcción el 6 de diciembre de 1563, con lo que las obras comenzaron a partir de entonces. Se cree que la obra finalizó en 1640, tal y como consta en la inscripción grabada en uno de sus sillares del lateral norte: “-AN C-S- D FELIPE III ORA RESTAORE- ACABOSE A D 1640”. A lo largo de sus casi cinco siglos la iglesia ha sufrido muchos añadidos y restauraciones, por lo que su aspecto original ha variado en gran medida. Prácticamente el único elemento original es la nave. Su estilo corresponde a la arquitectura civil del periodo del renacimiento, terminando sus últimos detalles ya en estilo barroco. Se trata de una construcción de una sola nave, con capilla cuadrangular y torre a los pies. Su acceso principal se produce por el lado de la epístola, mediante una puerta de medio punto adovelada. Su cabecera aparece perforada por ventanales cerrados con vidrieras modernas de muy baja calidad y la torre, de planta cuadrada, situada a los pies, se remata mediante la característica espadaña, fechada en el siglo XVII, como lo corrobora la inscripción: » 1696″ grabada en un sillar de la parte alta. La sacristía es de época posterior, sin que se sepa con precisión en qué momento se edificó. Si se conoce en cambio que en 1929 se alineó con el pórtico levantado en esta fecha.

Esta iglesia fue reflejada en un grabado del artista Pieri Maria Baldí, para ilustrar el texto del viaje de Cosme II de Médici por España en los años 1668 y 1669. En 1857 se emprendieron las obras de reconstrucción del edificio, que estaba completamente arruinado. Los trabajos consistieron en la reforma de la cubierta, la transformación del atrio, de la espadaña y de las fachadas, fundamentalmente la de poniente, en donde ya en ese momento se encontraba su acceso. Aunque no se conoce con seguridad el acceso primitivo, es probable que éste se realizase por la pequeña puerta ubicada en donde se encuentra la pila bautismal. En 1922 desaparece una habitación en la que se almacenaban las imágenes, al construir aneja al templo la casa parroquial. Durante la Guerra Civil (1936-1939) la iglesia sufrió un incendio, como otras tantas en ese periodo, lo que ocasionó algunos daños. Posteriormente fue convertida en almacén y taller de reparación de vehículos. En la segunda mitad del siglo XX, ha sufrido varias obras de reforma. Con las actuaciones de rehabilitación de 1983 se descubrieron dos lápidas sepulcrales de granito, fechadas en 1650 y 1722 respectivamente. En la actualidad están situadas, en forma mural, en una de las paredes del atrio.