Skip to content Skip to footer

San Sebastián, Guipúzcoa, País Vasco

 

Con la alegría de los muchos devotos donostiarras que la acompañaron, llegó esta imagen a Torreciudad el día 10 de julio de 2010.

 

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

La basílica de Santa María del Coro (en euskera, Koruko Andre Mariaren basilika) es una basílica de estilo barroco terminada en 1774. En todos los monasterios solían tener una imagen de la Virgen en el coro; en él se oficiaban los maitines, las vísperas y otros rezos establecidos por los estatutos de su fundación. Estaba ubicado en la zona superior a la entrada de la iglesia. Su acceso era de media dificultad, excepto para los mayores. Cuenta la Leyenda que un clérigo subía todos los días a venerarla en el alto coro. Sus años le producían agotamiento; decidió llevar su adorable imagen a su celda; podría rezarla pacientemente. Al intentar salir por la puerta del coro, so quedó inmóvil y no pudo abandonar el templo.

Otros mantienen que fue encontrada en el mar, perdida por alguna nave; tal vez navegase desde Italia; los donostiarras ejercían el comercio marítimo con Italia. Loyarte intentó averiguar la antigüedad de esta Virgen: «Ya en el año 1611 la secular devoción donostiarra vestía gloriosamente la milagrosa Virgen de mantos riquísimos y variados». No pudo establecer su antigüedad, ya que San Sebastián sufrió varios incendios; las documentaciones fueron robadas o quemadas por la invasión angloportuguesa el 31 de agosto de 1813. Lo cierto es que las leyendas o la desconocida historia de esta pequeña imagen conmovieron a religiosos y fieles. En ese lugar, sito al pie del Monte Urgull y el Puerto, se erigió el Santuario de Nuestra Señora del Coro; denominaron la Virgen del Coro patrona de la ciudad; la escultura de la Virgen es de bellísima talla; data de los siglos XV-XVI.