Skip to content Skip to footer

Lichen, Polonia

 

El 18 de octubre de 2009, una peregrinación de familias polacas residentes en la diócesis de Barbastro-Monzón (Huesca), depositó esta reproducción en Torreciudad.

 

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

La construcción fue financiada por donaciones de los peregrinos. Con una nave de 120 m de largo y 77 m de ancho, una cúpula central de 98 m de altura y con una torre de 141,5 m de altura, es la iglesia más grande de Polonia y una de las iglesias más grandes del mundo. La iglesia está dedicada a Nuestra Señora de los Dolores, reina de Polonia, cuyo icono, que tal vez data del Siglo XVIII, se muestra en el principal altar de la basílica. Es uno de los principales lugares de peregrinación de Polonia. El papa Juan Pablo II bendijo la iglesia como Basílica en 1999.

La Virgen María apareció en Lichen, Polonia, en 1813, a Tomasz Klossowski. Era un soldado herido que había sido sanado, y descubrió un retrato milagroso de la Virgen. Luego se apareció a un pobre pastor, Mikolaj Sikatka, en 1850, que promovió su devoción. Ella predijo una epidemia de cólera e intercedió para la curación de muchos de los que buscaron su ayuda. La historia del santuario se remonta a 1813, en los tiempos en que «la batalla de las naciones», tuvo lugar cerca de Leipzig. Los soldados polacos que estaban luchando bajo Napoleón, entre ellos Tomasz Klossowski que recibió heridas de gravedad. Frente a la muerte, comenzó una ferviente invocación a la Virgen rogándole que no lo dejara morir en tierra extranjera.

Según la tradición, la Virgen se le reveló en la luz del sol carmesí sobre el campo de batalla. Ella llevaba la corona, un vestido de amaranto y un manto dorado, y un águila blanca en la mano derecha. La Virgen María consoló al soldado y predijo que se recuperaría y volvería a su patria. También le dijo que encontraría una imagen de ella y debía exponerla en público en su patria. El soldado curado regresó a su casa cerca de Lichen. Año tras año se paseaba por varios santuarios en la búsqueda de la imagen milagrosa de la Virgen. En 1836, finalmente la encuentra en Lgota a su regreso de una peregrinación a Czestochowa.