Skip to content Skip to footer

Cartago, Costa Rica

 

En las peregrinaciones con motivo del 3º Encuentro de los Pueblos de América, fue depositada esta imagen en Torreciudad el 22 de junio de 2003.

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

El 2 de agosto de 1635, una humilde joven, Juana Pereira que vivía en el lugar llamado la Puebla de los Pardos, recogía como de costumbre leña en medio del bosque. Sobre una roca, cerca de un manantial, se encontró una pequeña escultura de piedra de una mujer con un bebé en brazos. Decidió llevarla a su casa, donde la guardó en un cajón. Al día siguiente, volvió al sitio del primer hallazgo, y encontró una talla igual a la encontrada el día anterior, hizo lo mismo, la llevó para su casa para guardarla junto a la otra, pero al buscarla, notó que no estaba, y así guardó la nueva imagen encontrada. De este mismo modo sucedió al tercer día, pero esta vez la llevó al sacerdote de la localidad, Alonso de Sandoval, quien la guardó en un cofre, olvidándose de ella. Al día siguiente, el clérigo abrió la caja y para su sorpresa, no estaba. La joven volvió al lugar del hallazgo y encontró allí la imagen, llevándola nuevamente al sacerdote quien la guardó dentro del sagrario. Al día siguiente abrió el sagrario y no la encontró, por lo que declaró que aquello era un mensaje de la Virgen María: ella deseaba estar en el bosque, alrededor del pueblo pardo, con los pobres y los humildes. Y así, construyeron un pequeño templo en su honor, donde actualmente se encuentra la Basílica dedicada a Nuestra Señora Reina de los Ángeles.