Skip to content Skip to footer extreme-bondage.cc

«Ayudando a otros, eres feliz» (Cristina, voluntaria)

Durante el mes de julio, un grupo de jóvenes voluntarias de Valencia ha estado ayudando en Torreciudad realizando variadas tareas de apoyo en la Oficina de Turismo. Para algunas de ellas, era su primera experiencia en este programa de voluntariado, mientras que otras repetían con mucha ilusión, ante la excepcional vivencia protagonizada en años anteriores.

«Yo pensaba que no me lo iba a pasar muy bien —explica Cristina—, pero una de las cosas que he aprendido aquí, y por eso quiero volver, es que ayudando a otros eres feliz. Por ejemplo, varias veces me ha alegrado el día ver la sonrisa agradecida de la gente al terminar una visita guiada que les había hecho». Carmen también ha colaborado este año por primera vez: «He aprendido muchas cosas, sobre el santuario y sobre la atención a los visitantes. Me hacía gracia ver que se sorprendían bastante de que, siendo tan jóvenes, supiéramos tanto sobre Torreciudad, porque tuvimos que aprenderlo antes para explicarlo bien, claro».

«En el Espacio «Vive la experiencia de la fe» es donde más he podido transmitir a los visitantes mi entusiasmo por esta tarea —nos cuenta Elisa—, porque nos enamoran estos nuevos espacios, y al explicarlos, les hemos contagiado nuestra alegría.» Lo mismo opina Olivia, en su segundo año como voluntaria: «La gente queda muy conmovida con los mensajes que reciben en los distintos ámbitos, y he visto que, con nuestra actitud, les facilitamos el ser optimistas».

Para Rocío es su tercera experiencia: «Acabas dándote cuenta de que los visitantes ven el santuario a través de tu mirada, de tus explicaciones, lo ves en sus ojos. Y como somos tan jóvenes, por eso es tan importante creerte de verdad lo que estás diciendo. Y ellos se admiran y lo valoran mucho, lo he comprobado infinidad de veces». María también ha venido por tercer año consecutivo: «Repito porque estar aquí es estar muy bien, aunque haya que esforzarse en los trabajos que nos encargan. La gente es muy agradecida, hacemos muchas cosas y no hay tiempo para aburrirse. Aquí vives una felicidad… distinta, muy cerca de Dios y de la Virgen».

Además de realizar visitas guiadas, estas voluntarias han ayudado en la tienda de la Oficina de Turismo etiquetando productos, escaneando y organizando documentación diversa y clasificando imágenes del archivo fotográfico del santuario.