Skip to content Skip to footer

La familia Oliván vino desde Valencia al santuario para mostrar su cariño a la Virgen de Torreciudad y para que el pequeño Santiago recibiera por primera vez el sacramento de la confesión. Quisieron que fuera un día de alegría y de celebración familiar, educando a sus hijos en el gozo de recibir el perdón de Dios.