Skip to content Skip to footer

Hace años, María Teresa visitó Torreciudad cuando viajó desde Brasil rumbo a Roma para participar en el congreso universitario UNIV, que cada año se celebra durante la Semana Santa en la Ciudad Eterna. Tiempo después, ya casada y ante la dificultad de quedarse embarazada, le hizo la promesa a la Virgen de Torreciudad de regresar a su santuario si concebía una criatura. Hoy ha venido en viaje de agradecimiento con su marido, Víctor, con sus padres, Balter y Sonia (que celebran además su 40 aniversario de boda) y con la pequeña Isabel, a la que han ofrecido a Nuestra Señora.