Skip to content Skip to footer

Me llamo Mercedes y durante muchas semanas he seguido las retransmisiones que realizan desde el santuario. Gracias a Dios, las circunstancias ya nos permiten asistir a las celebraciones religiosas en nuestra parroquia. Yo, de momento y por precauciones de salud, solo a las dominicales. Es por lo que después de tanto tiempo con ustedes, siento necesidad, aunque sea reiteradamente, de darles las gracias.

Cada Misa, cada Rosario, la piedad, el cariño y todo lo que, a pesar de estar viendo una retransmisión se puede percibir, han sido una gran ayuda para mi vida interior. No puedo olvidarme de las gracias que se han logrado de Nuestra Señora para quienes en su momento fui solicitando. La pena es que se la ve lejos, por eso cuando ponen primeros planos parece que, frente a frente, Ella se entera de todo.

Les pido oraciones para que en algún momento podamos ir mi marido y yo. Él es principalmente el motivo por el que me gustaría volver, después de tantísimos años, a Torreciudad. Es verdad que Dios actúa cuándo y como cree oportuno, hablando humanamente, pero creo que en Torreciudad es más fácil acercarse a Él, y más teniendo a la Señora como medianera.

El día 28 de mayo celebré un aniversario muy especial, y más viniendo de estos tiempos sin poder comulgar: 54 años de mi Primera Comunión. Pidan a la Virgen que nunca me aparte de su Hijo.
Yo también les encomiendo a ustedes y a la labor que ahí realizan.