Skip to content Skip to footer

Hoy hemos recibido a Daniel, Cristina y Amparo. Han venido desde Barcelona porque, nos cuentan, Daniel compró hace un tiempo un coche de segunda mano y en su interior encontró un rosario con las imágenes, a su parecer, de Nuestra Señora de Montserrat (cuyo monasterio solía frecuentar) en el anverso y de San Juan Bosco en el reverso. Cuando se acercó para preguntar por estas imágenes en la tienda de recuerdos de la Abadía de Montserrat, le informaron de que no eran las que creía, sino las de Nuestra Señora de Torreciudad y san Josemaría Escrivá. Eso le movió de forma natural a visitar el santuario. Su hermana Cristina nos cuenta un gran favor de la Virgen, en este caso en otro santuario de la Ruta Mariana, el de Lourdes: ella ha padecido fuertes neumonías que la obligaban a permanecer ingresada largas temporadas hasta que decidieron llevarla a Lourdes, donde, a pesar del consejo de los médicos del lugar, fue introducida en la piscina: desde aquel momento no ha hecho sino mejorar.