Skip to content Skip to footer

Álvaro aprendió en el colegio la vida de san Josemaría, y hace poco tiempo su hermana Leyre tuvo una grave y dolorosa dolencia en la pierna. Entonces se acordó de que los padres de san Josemaría le pidieron a la Virgen de Torreciudad que sanara a su hijo, cuando de pequeño contrajo también una grave enfermedad. Él hizo lo mismo, le pidió a Nuestra Señora la salud de su hermana.