Skip to content Skip to footer extreme-bondage.cc

Antonio Lafuente, buen amigo del santuario y con gran devoción a la Virgen de Torreciudad, nos ha dejado para ser recibido, tenemos esa firme convicción, en la Casa del Padre. Con raíces familiares en Ubiergo, población muy cercana a Torreciudad, supo heredar y transmitir a todos los suyos el cariño a Nuestra Señora de forma entrañable y profunda a la vez. Siempre tenía encendida a la entrada de su casa una vela encendida delante de una pequeña imagen de la Virgen de Torreciudad. Ahora, estamos todos convencidos, es él la luz que brilla junto a Ella y en la que su familia se fija como un verdadero modelo. Debajo ponemos una preciosa fotografía que él hizo hace años del nuevo santuario, emergiendo de la niebla y reflejando la dorada luz del sol. Descanse en paz.