Skip to content Skip to footer

Madre Mía:
Hoy me descuelgo de este arco en el que siempre estamos unos pocos angelillos velándote y acompañándote en este Santuario tan especial, tan bonito, tan lleno de amor…San José María me mira de reojo. Debe pensar que a dónde voy…Ahora me sonríe mientras le oigo decirte mil piropos.
Vengo a sentarme aquí en la otra rodilla porque Jesús ya tiene la otra ocupada. No me mires así, pequeño, que yo hoy he venido a darle un beso por ser su cumpleaños y le he traído con cariño un pequeño regalino. Toma Madre, no es gran cosa pero es lo más valioso que ahora mismo tengo. Es pequeño y divertido pero ahí cabe tanta genteeeeee….Es mimoso, cariñoso, un poquino inquieto. Es mi corazoncillo. Perdona que no te lo haya envuelto pero es que no me ha dado tiempo. Me gustaría que lo guardaras junto al tuyo porque en él van muchas almas a las quiero, algunas las conozco, a otras no. ¿Te gusta Jesús? A ti también te lo he traído pues todo lo mío es tuyo. ¿Te gusta Madre Mía? Yo sé que no es gran cosa pero también sé que hasta los detalles más insignificantes te hacen feliz…
Y dime Madre…¿Cuánta gente ha venido a felicitarte? Estando con los otros angelillos he visto mucha gente pero reconozco que luego, me he dormido un poquino.
Yo tengo que confesarte que soy la envidia de todos porque muchos querían sentarse aquí contigo y yo la verdad es que soy un afortunado…Pero yo te digo de parte de todos ellos, muchas felicidades. Les he prometido que haremos turnos para celebrarlo contigo, ¿Qué te parece?
Jesús se ríe de mí. ¡Ay Jesús si es que soy tan feliz por estar aquí! No me quejo si te digo que es un privilegio estar junto a Ella noche y día pero también es un privilegio, poder escaparse de ahí de vez en cuando y venir con mi Reina y Mi Señora a su Trono.
Bueno Madre, déjame que te de otro besote bien gordote antes de que vuelva a mi lugar. Te quiero Mi Reinaaaaaa…Me voy volando antes que se pongan a cantarte sin mí.
Volveré Jesús, volveré a sus faldas cuando nadie me vea….