Skip to content Skip to footer

No he encontrado verso más bonito
que decirte: te quiero.
No hay sonrisa más linda
que la que siempre me brindas.
No hay pena en el alma
que al contártela hagas tuya.
No hay paz más inexplicable
cuando vengo a verte.
No hay distancia alguna
que entre ambas se interponga.
Puedo recorrer kilómetros en la lejanía
y sentarme en tu regazo como una niña.
No hay palabras más bellas
cuando siempre me consuelas.
No hay mirada más preciosa
cuando con tanto amor me miras.
No hay lágrimas mejor derramadas
que aquellas que caen en tu presencia.
No hay besos más tiernos que los tuyos
cuando arrepentida corro a tus brazos.
No hay alegría en el alma más importante
que sentirme Hija Tuya.
No hay responsabilidad más grande
que cuidarte como Madre.
No hay un corazón tan lleno
en el que tantas veces me adentro.
Un corazón como el tuyo
en el que todos cabemos.
No hay nada ni nadie en este mundo
que pueda arrebatarme
el amor tan grande que te tengo.
No hay persona más humana
que me haya enseñado a amar
desde lo más profundo de mis entrañas.
No hay un alma tan humilde
que pasando desapercibida
siempre estás ahí cuando más se necesita.
Cómo Tu Madre, ¡No hay ninguna!
Pd: Tengo en la cabeza una locura para ir a verte porque me lo pides…