Skip to content Skip to footer

Madre: Cuídame la mucho por favor. Vengo a pedirte el milagro de que me cambien los horarios de trabajo a mejor por favor, porque tampoco puedo ir a despedirme por estar trabajando…En los momentos más importantes, no estoy nunca por tener estos horarios contrarios al resto. Nunca estoy ni en las penas ni en las alegrías y esto me duele.
Madre, yo sé que te pido un imposible porque sólo somos tres pero quizá tú tengas alguna solución como hiciste en verano. Confío en Ti! Yo seguiré pidiendo.