Skip to content Skip to footer

Mirándote a esos ojos tan hermosos
el alma me desnudas sin decir nada.
Bella eres Madre Mía,
que hasta las lágrimas que derramas
quiero hacerlas mías.
Dime Madre ¿qué quiere decir tu boca?
las palabras se quedan en tu garganta,
tus ojos hablan por sí solos.
Calla…no rompas este silencio.
Qué bonito es estar contigo cara a cara
y hablar con el corazón abierto.
Una sola mirada tuya me basta
para devolver la paz a mi alma,
Un solo beso me pides
porque nunca nada me exiges.
Pero no puedo darte uno solo
porque te quiero demasiado.
Mírame Madre Mía con esa ternura…
Que no me olvide nunca
que me quieres con locura.
Me embelesas cuando me miras
se dibuja en tu rostro una sonrisa
¿Dime qué oculta esta mirada tuya tan bonita?
Viendo a través de tus ojos,
un mar de amor he descubierto
y un precioso corazón repleto
de mil gestos bondadosos.
María, eres linda criatura…
¡Qué orgullosa me siento de ser tu Hija!
¡Qué guapa eres Madre Mía!