Skip to content Skip to footer

Felicidades Madre por ser la mujer más fuerte y más valiente…
Desde bien joven supiste lo que era sufrir: huiste de tu tierra, de tu familia, de tus gentes para dar a luz a tu hijo bajo el frío, en un pobre pesebre como refugio. Y sin embargo, nunca te quejaste.
Fuiste de aquí para allá con un bebé entre tus brazos, lo perdiste en la sinagoga, lo dejaste partir en su juventud…y aunque siempre estuviste cerca de Él, también sufrías por Él…
Su Calvario fue también el tuyo y allí estuviste rota el alma, al pie de su Cruz…Y cuando reposó ya en tus brazos tras bajarlo de aquel rudo madero, sentiste el dolor más grande de una madre tras la muerte de su hijo.Sin embargo, sacaste fuerzas de lo más hondo de tí misma y seguiste luchando por vivir por Amor hasta que te recogieron en esta tierra y te llevaron al Cielo donde os fundisteis en un gran abrazo…
A tí, a ti hay que agradecerte Madre ser MUJER ejemplar, ser la persona más entrañable y especial, la que siempre está pendiente de cada uno de nosotros, de CADA UNO… gracias de todo corazón.Tu hija que te quiere con locura.