Skip to content Skip to footer

Vengo a Madre a saludarte antes de emprender mis clases de conducir… Te las ofrezco por todos los familiares difuntos, mi familia y las Almas del Purgatorio porque me están costando mucho dinero y esfuerzo ya ni te cuento. Pero mi meta para lograrlo eres Tú, es poder ir a verte todas las veces que quiera sin tener que depender de nadie, así que ¡A por ello!
Quiero decirte también que te acuerdes de mi operación para que me llamen ya de una vez y del milagro que tanto anhelamos, que tú ya bien conoces…y del trabajo que yo sé que para tí no hay imposibles. Quisiera Madre que me cambiaran los horarios a favor, que me permitieran hacer » vida normal» como el resto. Mis amigas se van casando y tengo que renunciar a estar con ellas en momentos tan importantes porque trabajo todos los fines de semana…pero no solo eso, es que a veces todo esto, me hace mella en el corazón.
¡Yo confío en ti! Si tu lo quieres, yo también lo quiero.
Te quiero.