Skip to content Skip to footer

Queridísima Madre:
Antes de acostarme vengo a dejarte unos nudos que he encontrado a mí vuelta de estos ejercicios…
Que se adapte a ese nuevo trabajo, que mejoren sus condiciones porque está muy nerviosa y nada es lo que le dijeron. Madre, tenemos que centrarla, que ese trabajo sea adecuado por favor. Tiene tres meses de prueba pero ella no cree aguantar ese ritmo. Vamos Madre, yo te ayudo, ¿Vale? Es que ellos sufren mucho por sus hijos: no duermen con tantas preocupaciones que les damos…
El otro nudo es él, que no se deje vencer por la otra y que realmente se arregle todo para bien pues no estamos para hacer frente a deudas…
Madreeeeee, es Jueves Eucarístico, los dejo a vuestros pies y en vosotros confío porque donde ya no llego yo…Os quiero mogollón.