Skip to content Skip to footer

Madre: Aquí estoy otra vez…hoy he tenido un día extraño, lleno de sensaciones, ilusiones, nostalgias de un tiempo pasado, confidencias que salen solas…y me he quedado muy removida. Quiero dejarlo todo en tus manos. También hoy me ha llegado la noticia de que parece que no le van a renovar contrato y se queda sin trabajo. Madre, échale un cable. Yo me encargo de ofrecer y el resto te lo dejo a ti porque donde yo no llego, llegas tú. Vamos a ayudarle, que ha tenido un año muy difícil en esa universidad. Yo confío plenamente en tí y si tu lo quieres…¡lo harás!
No te olvides Madre de mí por favor, hoy es uno de esos días que necesito que me acurruques en tu regazo con amor.
Gracias Madre Mía, gracias por estar siempre ahí a pesar de la distancia, gracias por escucharme y atenderte siempre.
Te quiero locamente.