Skip to content Skip to footer

Día de María…
¡Mi Madre la más bonita!
Se postran aquí a tus pies, los «soldados» de esta vida, los que te contemplamos por tu belleza infinita.
Míranos Madre Mía,
míranos con ternura
que nosotros no nos cansamos de admirar tanta hermosura.
En el cielo se dibujan rayos delicados de fulgor y en la tierra se iluminan resplandores de gracia divina.
Repican campanas de gloria al verte Madre Mía…
Que se doblen mis rodillas cuando me encuentre en tu presencia porque la Reina de mi vida,
¡todo se lo merece!