Skip to content Skip to footer

Queridísima Madre:
El miércoles tenemos resultados. Yo te pido de todo corazón que los resultados sean buenos. Me atrevería a pedirte incluso el milagro de que la enfermedad desapareciera. Los hijos siempre pedimos hasta las estrellas del cielo más lejanas, ¿no? Si verdaderamente quisieras concedernos esto, yo te prometo que cumpliré mi palabra, por encima de todo. Pero como siempre te digo, tú sabes lo que nos conviene, sólo tu sabes…pero yo de tí me fío.
Madreeeeee, tengo muchas ganas de verteeeeeeeeee. No desfallezco en esta esperanza de verte pronto. Es que tenemos tanto de que hablar..
Te quiero mogollón!!!