Skip to content Skip to footer

Llega el mes de María…
Flores, piropos, miradas tiernas y cómplices…
Confidencias sencillas, preocupaciones infinitas,
ilusiones esperadas, penas marchitas…
Es tiempo para amarte y cuidarte cada día,
para estar contigo muchos ratitos.
Es momento de visitarte allí donde te encuentres
recorriendo los caminos para regalarte un poquino de nuestro tiempo.
Es hacernos pequeños como los niños y con gran esfuerzo, subirnos a tus faldas o correr hasta tus brazos cuando en la lejanía nos veamos.
María, la flor más bonita que tenemos como Madre, la que enjuga nuestro llanto, la que ríe con nuestras tontunas.
Ella, la que nos atiende con cariño y siempre hace suyas nuestras cosas guardándolas en su Corazón.
Corazón abierto de par en par sin distinción de raza y color. Allí cabemos todos porque María es AMOR.
Es el mes de Mayo, tiempo de compañía,de silencios compartidos, susurros profundos de corazón a corazón. De besos amorosos, de detalles de cariño que la colmen de alegría, de oraciones sencillas que tanto le gustan.
Es tiempo de María…