Skip to content Skip to footer

Madre Mía, San José, mi Padre y Señor, Mi Niño Bendito:

He venido corriendo hasta el Portal porque me he entretenido un poquino en el camino…He salido a buscar unas pocas piñas pero las ardillas todas se las han comido. Quería llevárselas a Mi Niño para que tuviera con qué distraerse pero como no he podido traerle, le voy a bailar un poquito y a cantar para que se duerma muy prontito.
Hoy esta Santa Familia vais a recibir mil peticiones. Yo la mía la pongo en vuestros corazones para que cuideis de los míos y las familias de todo el mundo. Ya sé que son muchas pero no importa porque yo sé que caben todas..
Jesús Mío, que suerte tener estos padres; María me enseña su piedad, su humildad, su discreción, su alegría incondicional. José su prudencia, su inmenso cariño, su castidad, su respeto, su obediencia y su saber estar…Y tu Mi Pequeño Regordete, me enseñas que no se necesitan grandes cosas para ser feliz, que lo importante está en lo pequeño, que la felicidad se alcanza con los que más quieres, que tu ternura y bondad hecho Niño, me demuestran que yo también puedo quererte como tú me quieres. Que me anonadas cuando naces para morir por mí.
¡Que alegría formar parte de esta gran familia!
Os quiero con locura…