Skip to content Skip to footer

Dicen Madre por ahí
que enamoras el alma
de aquel que se acerca a Tí…
Que tu Belleza Infinita
y tu Hermosura Divina
no dejan impasible
a aquellos que te contemplan.

Silenciosa es tu mirada
que penetra hasta las entrañas.
Preciosa es tu sonrisa
que a cada uno, nos brindas.
Susurras en los corazones
los consejos de una Madre.
Lágrimas derraman
los que tantos te aman.
Sencilla y humilde eres
pero tan llena de gracia…

Quién quisiera parecerse a Ti
y no solo en Tu Hermosura
porque Tú Madre Mía
al Señor dijiste: Fiat.

Que pueden decir de Ti las criaturas
que al conocerte, se estremecen.
Si eres Tu la más bella
entre todas las mujeres,
si eres Tu la escogida
que se nos ha dado como Madre.

Yo solo puedo decir
que eres la más bonita
que siendo yo tu hija
quiero aprender tanto de ti…

¡Abrázame fuerte Madre!
Que nuestros corazones laten al unísono
y en tus brazos, yo descanso.
¡No me dejes, Madre!
¡ No puedo dejar de mirarte!
Te quiero, te quiero y te quieroooooo.

¡Felicidades Madre Mía!