Skip to content Skip to footer

Madreeeee: ¿Cómo estás? Yo te veo cada día más guapa. ¿Cómo estás Mi Jesús? Tan alegre como siempre.
Este sábado se casa Jesús y Mónica y quisiera que fueran muy fieles, muy felices. Ni siquiera podré verlos en directo porque trabajo pero su alegría es también la mía.
Madre, ¿Cómo van esos nudos? Hay algunos que se han de desatar pronto antes de que sea más complicaino. Yo sigo pidiéndote lo que ya conoces pero quizá no es lo que yo quiera sinó lo que Tú quieras. En tus manos lo dejo todo, en tus manos, me abandono.
Ayúdame a darle un empujón al coche. Tengo que perder el miedo y sacármelo ya porque el tiempo se en echa encima, los euros se acaban y los nervios no me dejan. Vamos Madre, que mi motivación en esto, eres Tú. ¡Cuántas gana tengo que achucharte fuertemente! La espera de hace eterna pero cuando llegue el momento de nuestro encuentro ( espero que no pasen muchos años…) No habrá quien me despegue de Ti. Te quieroooooooo.
Os quieroooooooo.