Skip to content Skip to footer

Madre: Hoy he recibido una noticia que me ha dejado echa polvo. Te pido por favor nque cuides de ella, que estés al pie de su cama, que protejas y cuides de sus padres y demás. Hoy día de Santa Teresita, me hago frágil como ella pero Niña de fe también. Madre, tenemos que sacarla adelante. Es muy joven. Juntas lo lograremos. Alivia su dolor con el mío por favor. Ya le he dicho a su Ángel Custodio y al de toda su familia, que hagan todos una piña y que no se aparten de ninguno de ellos. Yo sé que el suyo está en la cabecera de su cama, velando ahora su sueño profundo. Está esperando que le digas que la despierte de este letargo, que abra de nuevo los ojos y entonces, sepa apreciar la vida con una mirada distinta.
Yo confío en Ti! Y mañana toda la corte de ángeles de todas las personas que la conocemos, se van a encargar de cuidarla entre algodones…lo sé porque me lo ha dicho mi Ángel Custodio.
Perdona Madre Mía que esta noche no te haya dicho todavía que te quiero con locura.
Solo quisiera pedirte una última cosa siendo egoísta, perdóname porque esto es para mí: que nunca se endurezca mi corazón y que siempre me importen todas las almas sean quienes sean. No quiero que se convierta en piedra aún sabiendo que la vida sigue. La vida sigue hacía adelante sin olvidarnos de los demás. Aquí te dejo mi corazoncito para que lo llenes del tuyo. Déjame reposar un poco esta noche entre tus brazos y los de Jesús…Os quiero tanto a los dos!! Que solo vosotros, bien lo sabéis.
Gracias Madre Mía por escucharme a estas horas tan intempestivas pero no podía guardarme este dolor para mí, necesitaba compartirlo.