Skip to content Skip to footer

Madre: ¿Cómo estás guapísima? Te veo bella como siempre.
Vengo a pedirte de nuevo por esos días de descanso para ella. Los necesita para irse de retiro. No ha hecho ni un solo día de vacaciones…Necesita la soledad de esos momentos para poder discernir su camino.
Yo siempre le digo que te lo pido con fuerzas y que casi nunca me defraudará pero ya sabes que yo quiero lo que Tú quieras.
Gracias Madre por esos abrazos tan llenos que cariño que me brindas tan a menudo. Perdona si a veces no he sabido corresponderte como realmente te mereces. Ayúdame a vivir siempre de tu mano.
No te olvides Madre Mía de los míos. Yo creo y en Ti confío, por eso me siento tan afortunada de poder dejar en tu corazón TODO…lo bueno y lo malo, lo agradable y lo menos…TODO.
¡¡¡Si es que como Tú no hay ningunaaaaaaa!!!! Muero por verte de nuevo. Se me hace eterna está espera pero pacientemente seguiré hasta que llegue ese preciso momento porque cada encuentro está pensado ya en el cielo.