Skip to content Skip to footer

La Reina de los Mares
navega a nuestros corazones.
Ancla que nos amarra
junto a su Hijo.
Marinera yo me siento
de mi Madre la Virgen del Carmen.
Reflejo de Su alma en las aguas
brillo interior en tus hijos.
Remo mar adentro
para encontrarme con la más Grande.
Escapulario Divino
que entre sus manos tiene su Pequeño
Con torpeza de niño divertido,
me lo ofrece con todo cariño.

En el Cielo cantan los ángeles,
en la tierra los que te quieren.
Se balancea la barca Madre
cuando las aguas se enfurecen.
Llega pronto la calma
cuando vienes a socorrerme.
Mi Pequeño Niño
a ti te entrego hoy
esta corona de flores
hecha con tanto amor.
Colócala en su cuello
Tu que estás entre sus brazos
Y dile por favor:
Es la corona de mi vida,
se la ofrezco con todo el corazón.

Felicidades Madre Mía! Llévame siempre al Puerto del Corazón de tu Hijo.