Skip to content Skip to footer

Madre,
gracias por lo de Enrique, porque Ángel encontró trabajo. Ahora sólo queda María y un pequeño empujoncito para que se termine de solucionar el problema económico.
Te lo pedimos, Madre Nuestra!
Regina pacis, ora pro nobis.