Skip to content Skip to footer

Querida virgen a ti acudo en estos malos momentos.
Cuida mucho de mi yayo, el es fuerte, pero ha perdido las ganas.
Cuídale mucho en este proceso tan malo.
Ayúdanos a soportar el dolor tan grande, que esta enfermedad trae.
Cuídanos cómo solo una madre lo hace.