Skip to content Skip to footer

Gracias… ¡porque se han curado! Ahora solo falta una última cosa, Madre. Este corazón, que en su día te dije que era entero para Ti y para Él. Este corazón está estropeado y duele llevarlo. Cúramelo. De la manera que sea. La acepto. Pero cúralo. Tu hijo, que te quiere con locura, aunque a veces no lo parezca. Dale un beso a Jesús de mi parte y dile que, aunque a veces yo esté mal, sigo sabiendo que debería amarle mas.