Skip to content Skip to footer

Madre mía, sigue cuidándonos como hasta ahora, y no dejes de darnos ánimos para seguir adelante siempre ante las contrariedades. ¡Corazón, corazón en la cruz!