Skip to content Skip to footer

Gracias, Madre, por tu presencia. Por favor, quédate a mi lado. Te necesito, para que seas mi guía, mi inspiración y mi motivación. No me dejes sola y ayúdame a levantarme cuando me caigo. Te quiero. Madre mía.