Skip to content Skip to footer

Gracias, Señora, por el consuelo que me diste al quedarme solo, sin mi esposa Merce, que ella desde el Cielo siga guiando mis pasos hasta que podamos encontrarnos otra vez en tu presencia con Jesús y San José.