Skip to content Skip to footer

Madre mía, hoy que es tu día necesito pedirte que se solucione ya este tema que tanto, tanto me agobia… No puedo más, cuento contigo, un beso fuerte y felicidades… Ah, y hoy ya sé que vas a ser muy generosa con las benditas Almas del Purgatorio: Gracias, Madre, qué haríamos sin tu cariño y protección tanto en la vida como en la muerte: bajo tu protección nos acogemos.