Skip to content Skip to footer

Madre bendita, a ti elevo mis plegarias en esta hora de tanta angustia y necesidad. Virgencita, ayúdanos, bendícenos, cuidanos, Madre amada. Virgencita buena, ayúdanos a conseguir una vivienda propia y danos salud y desenvolvimiento en los negocios. Así sea.