Skip to content Skip to footer

Querida Virgencita, Madre de Dios y del mundo, gracias por haberle dado empleo a mi esposo, después de estar seis años sin encontrarlo… Que sea éste un testimonio de tu poderosa intercesión ante Dios Hijo. Gracias por mantenerme nuevamente a mí en mi trabajo, y te pido que este año me vaya muy bien económicamente con mi grupo musical, que me den si es para mi bien, el aumento salarial que espero, y que este año en diciembre yo haya podido cancelar todas mis deudas. Gracias, Madre del Cielo, Dios te salve, María…