Skip to content Skip to footer

Madre, Virgen de Torreciudad; ya sabes que el viernes salimos de viaje para ir a verte. ¡Cuántas cosas llevábamos pensadas para poner a tus pies y…, se estropeó el coche! Prometo en cuanto tengamos otro ir a verte. Pero sí te pido eso que tú bien sabes, porque no sé cómo pedírtelo más. Muestra que eres Madre y obra el milagro. Te queremos, Madre, y bendícenos en este nuevo verano que comienza.