Skip to content Skip to footer

¡¡Madre mía!! Hoy es un gran día, tú sabes cuánto lo necesitaba, aún resta más pero seguro que bajo tu amparo e intercesión todo saldrá bien y podremos agradecértelo a tus pies. ¡Nos cobijamos bajo tu manto, Madre!