Skip to content Skip to footer

¡Hola, Mamá! ¡Qué ilusión poder escribirte! Por favor, ayúdame para que mi hijo vaya a Misa y mi hija encuentre un mejor trabajo, y que nuestra casita esté más presentable, como la de Nazareth. Disculpa tanto pedido. ¡Tienes un hijo precioso! Te quiero mucho.