Skip to content Skip to footer

Madre mía, te suplico que no me sueltes de tu mano. Que a pesar de mis enfermedades sea capaz de ver la luz entre tantas situaciones turbulentas. Que nos ayudes a unificar a mi numerosa familia, y a resolver de una vez por todas todos esos problemas que tú tan bien conoces. Te pido también por el futuro de Inma y de Vero, que sepan ver la claridad. También te pido por el resto de mis hijos, de mis padres y hermanos. Gracias, Madre.