Skip to content Skip to footer

Madre, este año no vamos a poder acompañarte a la Jornada de las Familias, pero estaremos esos días con la mente y el corazón. Te recuerdo lo que ya vengo pidiéndote desde hace tiempo. Y por María, especialmente, que note tu cercanía y seas su consuelo. Ayúdame a querer más a tu Hijo.