Skip to content Skip to footer

Como prometí, me fui con mi esposo de peregrinación a Torreciudad. Aún me queda camino por recorrer y algunas pruebas médicas, en manos de la Virgen y de San Josemaría estoy, la fuerza y la sonrisa, Madre mía, que no me falten nunca.