Skip to content Skip to footer

Gracias por la vida y sobre todo por la fe. Yo no sé como se pueden arreglar los males que rodean a mi familia. Todo en tus manos, como en Caná. Tan solo te pido que nos des fuerzas a todos, especialmente a mis padres, para vivir con la alegría de ser hijos de Dios. Ilumina a los nuestros que no están cerca del Señor para que vuelvan a su Gracia. Siempre.