Skip to content Skip to footer

Gracias, Virgencita, por los días que nos ofreciste junto a ti este verano. Mereció muchísimo la pena el largo viaje para estar junto a Tí y la gente que te rodea. Te recuerdo mi promesa para que sigas intercediendo por ella. Espero vover a verte pronto con mi familia.