Skip to content Skip to footer

Madre mía, no me abandones, cuando te visité en julio me sinceré contigo. Te pido dos cosas por las que lucho pero también me derrumbo. Ayúdame, que no me deja ganar la batalla por lo que me aleja de este mundo y de ti.